¿Quieres disfrutar de la naturaleza en Berlín? Te traemos las mejores recomendaciones (II)

¿Quieres disfrutar de la naturaleza en Berlín? Te traemos las mejores recomendaciones (II)

Queridos lectores, hace algunas semanas, cuando estaba comenzando la primavera, os trajimos un post sobre lugares en Berlín para disfrutar de la naturaleza. Ahora los espacios verdes de la ciudad están en su mejor momento para disfrutar de un buen paseo, un café frente a alguno de sus lagos o incluso algún chapuzón. Completamos la serie con cinco recomendaciones más que combinan historia, ocio e interés cultural.
1. Lago Weissensee
A pesar de que parece un lugar paradisiaco, este lago se encuentra al noreste de Berlín, a pocos kilómetros de Alexanderplatz. Weissensee da nombre a un barrio del antiguo Berlín del Este y además de la posibilidad de pasear por el parque o disfrutar de alguna de sus terrazas, lo mejor que tiene es su playa. Entre mayo y octubre, por un precio simbólico se puede acceder a las instalaciones, con puestos de comida y bebida, lugares para celebración de fiestas privadas, y sobre todo espacio para tomar el sol y bañarse.

2. Gärten der Welt
Esta alternativa ofrece algo más de exotismo, ya que en un recinto de 43 hectáreas, se puede disfrutar de paisajes más propios de Asia, Australia, África u Oriente Próximo. Se trata de los Jardines del Mundo y se ubican en el barrio berlinés de Marzahn. Fue ampliado para la Exposición Intenacional de Jardines en 2017 (IGA Berlin) y, además de las alternativas multiculturales, allí se organizan otro tipo de eventos: ceremonias de té coreano, fuegos artificiales o conciertos al aire libre.

3. Park Babelsberg
A pesar de ubicarse en la ciudad de Potsdam, el parque de Babelsberg no es siempre el más visitado, quizá por eso puede ser un buen lugar para encontrar tranquilidad muy cerca de Berlín. Se puede llegar en tren desde el centro de la ciudad (línea S7 del S Bahn, estación Babelsberg) y desde allí se puede comenzar a caminar hasta llegar al lago y puente de Glienick, frontera entre Potsdam y Berlín. Nuestra recomendación para poder recorrer y aprovechar mucho más es hacerlo en bicicleta.

4. Charlottenburg Schloss Garten
Con frecuencia suele llevar a confusión el hablar de Charlottenburg, ya que una cosa es el palacio y otra es el distrito. Sin duda, en esa parte del barrio, lo que más merece la pena es visitar el palacio y pasear por sus jardines. Diseñados de acuerdo al estilo francés de la época a finales del s. XVII, los jardines fueron incorporando elementos durante los años posteriores de la monarquía, como el Palacio Belvedere o el mausoleo de la reina Luisa. El jardín es un entorno ideal para disfrutar de una mañana relajante entre lagos, fuentes y vegetación.

5. Treptower Park
Y terminamos nuestra selección con un ejemplo que combina naturaleza e historia. El parque de Treptow es probablemente uno de los lugares con mayor carga simbólica de la ciudad, ya que tras la Segunda Guerra Mundial, entre 1946 y 1948, se erigió aquí un monumento a los soldados soviéticos caídos en la batalla de Berlín. Además de lo simbólico del memorial, el lugar funciona como cementerio militar, ya que hay enterrados en él unos 5000 soldados del Ejército Rojo. Para entender el fin de la guerra es casi un lugar imprescindible en la ciudad.

* Imágenes: Wikimedia Commons