Napoleón y la Puerta de Brandeburgo

La Puerta de Brandeburgo es por excelencia testigo y símbolo de supervivencia para Berlín. Pocos años después de su construcción, recibió a las tropas francesas que acababan de vencer al ejército prusiano. La muerte de Federico II en 1786 había supuesto un cierto declive en el reino de Prusia que Napoleón I aprovechó para contraatacar. Así, el ejército francés entraba por el acceso principal a Berlín el 27 de octubre de 1806.

La llegada de los franceses a la capital de Prusia supuso mucho más que una mera derrota para el ejército prusiano, ya que generó un choque entre el nacionalismo francés y el alemán, un pueblo formado por reinos que acabaron desintegrados tras la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico ese mismo año. Se fue poco a poco plantando la semilla del pangermanismo alemán bajo el auspicio del militarismo prusiano y la búsqueda de una identidad nacional alemana. Mientras tanto, Napoleón se dedicaba a planificar cómo llevarse la cuadriga de la Puerta de Brandeburgo que el escultor Johann Gottfried Schadow había diseñado años atrás.

Su “trofeo de guerra” llegó a París seis meses más tarde (en junio de 1807), a lo que iba a ser el futuro Museo del Louvre, no sin haberse dañado algo durante el trayecto. Los diferentes trabajos de reparación del monumento y el no ponerse de acuerdo en cuál iba a ser su ubicación final demoraron el proyecto años. Mientras tanto, Napoleón, que se encontraba en el frente de Polonia, atendía a todos estos asuntos por carta y planificaba a su vez la construcción del templo de la Madeleine. Rápidamente se demostró que el destino final de la cuadriga no iba a ser la capital francesa, ya que el conflicto franco-prusiano no había hecho más que empezar.

El ejército prusiano entró en París en 1814 y consiguió recuperar la cuadriga. El símbolo, que anteriormente hacía referencia a la paz, pasó a tener un significado nuevo cuando los prusianos le añadieron la cruz y el águila imperial que había diseñado Schinkel. Ahora el conjunto escultórico volvía a su lugar original y presidía la plaza de París como un símbolo de identidad nacional, libertad y victoria para Prusia.

Diferentes representaciones se sucedieron de la recuperación de la escultura, muchas mostrando el júbilo de los prusianos ante su vuelta. Pero como no podía faltar con Napoleón y lo que su figura representó después, hubo también algunas caricaturas burlándose de esta derrota.

Si quieres saber más sobre la Puerta de Brandeburgo, no te pierdas nuestro Free Tour por la Ciudad en español. Comenzamos todos los días a las 10.30 h. frente a la Embajada de Estados Unidos, en la plaza de París. ¡Os esperamos!

* Imágenes: Wikimedia Commons

 

 

2018-10-25T06:08:58+00:00By |Curiosidades, Historia|

Leave A Comment