Lagos de Berlín para algo más que darse un chapuzón

Lagos de Berlín para algo más que darse un chapuzón

 Como todos los años, el verano de Berlín es inestable y pasamos del calor a la tormenta en cuestión de horas. Ya que del pronóstico no nos podemos fiar demasiado, la alternativa de ir a los lagos no debe eliminarse nunca. Son siempre entornos muy agradables en los que desconectar, relajarse con un buen libro o pasear. Y si cambia el tiempo a última hora, por qué no, uno se puede dar un baño. Aquí te traemos algunas recomendaciones para llegar desde el centro de la ciudad.

1. Müggelsee

Es el lago más grande de la ciudad, ubicado en Köpenick, en el antiguo Berlín oriental, y al que se puede llegar en S Bahn con la línea S3, hasta Friedrichshagen. Además de los espacios habilitados como playas -o su equivalente-, el entorno es idílico, ya que se encuentra rodeado de bosques y rutas para caminar. El lugar ofrece la posibilidad de realizar deportes acuáticos, recorridos en bicicleta e incluso, hacia la zona Oeste del mismo, acercarse al castillo de Köpenick, sobre la isla del mismo nombre.

2. Wansee

Se podría decir que es el equivalente al Müggelsee pero en la zona occidental de la ciudad, en el distrito de Steglitz-Zehlendorf. De igual manera, se puede llegar en S Bahn, con las líneas S1 ó S7 desde la estación de Friedrichstrasse. El entorno de Wannsee siempre ha sido una de las zonas con más dinero de la ciudad, y se encuentra rodeado de bosques y hermosas villas, algunas de ellas privadas, y otras convertidas en museos de interés histórico. Es el caso de la casa del pintor Max Liebermann o el lugar en el que se celebró la reunión de la Solución Final en 1942.

3. Plötzensee

Se trata de uno de los lagos más próximos al centro de la ciudad, ya que se encuentra en la parte norte del distrito de Mitte. Junto al parque Rehberge, el alargado lago de Plötzensee se encuentra rodeado de árboles en su mayoría y tiene también áreas habilitadas para el baño. El lugar ofrece además restaurantes, cafés o Biergartens en su entorno y la posibilidad de visitar a pocos kilómetros del lago el memorial de Plötzensee: una antigua prisión en la que fueron ejecutadas 3.000 personas durante los años del nacionalsocialismo.

4. Krumme Lanke

Una de las mejores cosas que tiene el antiguo Berlín Occidental es la cantidad de zonas boscosas. Además del Tiergarnten, en pleno centro del Berlín actual, el bosque de Grünewald cuenta con lagos como Krumme Lanke, hacia el suroeste de la ciudad. Este lago, además de contar con veredas para pasear a su alrededor, tiene dos zonas habilitadas para el baño -una de ellas nudista-. Y como casi todos los rincones de Berlín, lugar de interés para los amantes de la historia, ya que, entre 1938 y 1940, fue una colonia de la SS en cooperación con la oficina de Raza y Asentamiento.

5. Heiliger See

Y terminamos nuestra selección para pasar un día de relax con un lago que no se encuentra en Berlín sino en Potsdam. El Heiliger See se ubica en los Jardines Nuevos de la capital de Brandeburgo, y se encuentra rodeado de palacios de la antigua monarquía prusiana. Los más próximos, el Neues Palais, el Palacio de Cecilienhof y el Palacio de Babelsberg. Además, su pasado histórico más reciente lo convierte en uno de los lugares más interesantes de la Guerra Fría en la periferia de la ciudad. Siguiendo la ribera del lago que se encuentra enfrente -Jungfernsee-, se puede llegar caminando al famoso Puente de los Espías.

Espero que te haya gustado nuestra selección para pasar un día de relax a pocos minutos de la ciudad. Berlín está lleno de historia y rodeado de espacios verdes. Disfruta de todas sus facetas y te esperamos como siempre en alguno de nuestros tours. ¡Hasta pronto!
* Imágenes: Wikimedia Commons.