El encanto y variedad de los barrios de Berlín

Los que conocéis ya Berlín os habréis dado cuenta de que el concepto de centro es algo extraño, ya que la ciudad quedó dividida durante los años de la Guerra Fría y se descentralizó. Eso hizo que el centro geográfico de la capital alemana sea uno de los lugares con menos vida, opciones de ocio y carácter urbano. Y uno a veces sólo tiene la sensación de recorrer calles cargadas de historia pero sin toparse con berlineses de verdad. Por esa razón, el carácter de barrio típico de una ciudad y que además ayuda a entender la esencia más pura de sus habitantes hay que ir a buscarlo lejos del centro próximo a la Puerta de Brandeburgo o Potsdamer Platz. El concepto de “barrio” en Berlín adquiere un significado especial, sobre todo si además se le añaden apellidos como “medieval”, “multikulti”, “de las mamás”, “alternativo”, etc.

1. Barrio medieval de Nicolás

Comenzando por uno de los considerados barrios históricos de Berlín, El Barrio de Nicolás, o Nikolaiviertel, resulta ser uno de los entornos con más encanto de Mitte. Ubicado junto al río Spree y Alexanderplatz, fue uno de los primeros asentamientos feudales de la ciudad. Su iglesia de Nicolás es la más antigua de Berlín, 1237, y además del encanto de sus calles, el barrio cuenta con muchas tiendas de artesanía de la zona y restaurantes típicos de Berlín y Brandeburgo. Durante la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente destruido pero se restauró en 1987, al cumplirse el 750 aniversario de la fundación de la ciudad. Se convirtió por tanto en uno de los lugares de referencia de la antigua ciudad oriental y hoy día uno de los entornos más bonitos para pasear o disfrutar de una cerveza en uno de sus restaurantes.

2. De barrio cervecero a barrio “de las mamás”

El barrio de Prenzlauer Berg, ubicado en una de las “colinas” de la ciudad, era una zona periférica de Berlín a finales del s. XIX. Allí se ubicó entonces el Biergarten más antiguo de la ciudad, Prater, hoy día uno de los símbolos del barrio. Como la gran parte de los barrios del antiguo Berlín del Este, se convirtió en destino de gran parte de ciudadanos del Oeste tras la caída del muro en 1989. Aun durante los años ’90 conservaba cierto espíritu de barrio obrero, pero el atractivo de sus calles y la cantidad de familias jóvenes que se trasladaron allí lo convirtieron en uno de los barrios más aburguesados de la ciudad. La tasa de natalidad que se registra actualmente en algunas de sus zonas es de las más altas de Europa, lo cual le hace llevar a veces el apelativo de “barrio de las mamás”. Si bien el proceso de gentrificación de Prenzlauer Berg ha marcado una tremenda escalada en los precios, todavía quedan reductos de lo que fue años atrás en cafés como el Morgenrot, el cine Lichtblick Kino o algunos aspectos del mercado de pulgas de Mauerpark.

3. Barrios alternativos

El concepto de “alternativo” en Berlín también debe, como todo, revisarse. En cierto modo, la ciudad aún vive de las rentas de lo que fue durante los años ’90 en algunos barrios del antiguo Berlín Oriental, o lo que fueron barrios como Kreuzberg y Schöneberg durante los ’70 y ’80 en el antiguo Berlín Occidental. La caída del muro, com decíamos, trajo una búsqueda por parte de la escena alternativa de Berlín Oeste de nuevos espacios que descubrir, y Berlín Oriental era la ciudad idónea para todo aquello. Sin embargo, el avance del capitalismo, sobre todo a partir del año 2000, trajo la estandarización de negocios, la llegada de Starbuck’s, H&M y McDonald’s y sobre todo la desaparición de casas okupas en el barrio de Mitte. Aun así, a pesar de la (natural) evolución de esta zona, ha habido intentos de mantener el espíritu alternativo de Berlín que, salvando las distancias, aguanta como puede y se muestra al turista casi como si una pieza de museo se tratase. Te recomendamos que hagas nuestro tour del Barrio Judío si quieres conocer uno de estos principales supervivientes y símbolos del barrio: Haus Schwarzenberg.

4. Barrios multikulti

Para conocer la verdadera esencia de barrio Berlín, lejos de recorridos turísticos y lejos de una puesta en escena de lo que se considera “alternativo”, existe un concepto en la ciudad aplicable a muchos de sus barrios, especialmente al de Kreuzberg. La idea de barrio “multikulti” hace una clara referencia al crisol de culturas que ha sido siempre Berlín. No sólo por la comunidad turca, sino también italiana, vietnamita, española, pakistaní y un largo etcétera de nacionalidades, Berlín se considera por razones evidentes la ciudad menos alemana de Alemania.

Si quereis llevaros una impresión completa y auténtica de la ciudad, no dejéis de conocer estos barrios que os acabamos de recomendar. Berlín es todo esto y mucho más. Es historia viva, heridas del pasado y consecuencias de las mismas. Pero también es el resultado de todo ello como una ciudad heterogénea, rica en cultura y variedad y sobre todo donde nunca tendréis la sensación de que se os ha quedado pequeña.

* Imágenes: Creative Commons y María Serrano.

2018-01-15T12:39:34+00:00By |Actividades en Berlín, Rincones de Berlín|

One Comment

  1. […] la división alemana”. También con la perspectiva del día a día, la Kulturbrauerei, en el barrio de Prenzlauer Berg, alberga el Museo de la RDA, proyecto llevado a cabo gracias a la colaboración por parte de […]

Leave A Comment