El día en que Kennedy conquistó a los berlineses

El día en que Kennedy conquistó a los berlineses

Tal día como hoy, en 1963, J. F. Kennedy habló para Berlín Occidental en la Rudolph Wilde Platz. El presidente de Estados Unidos, que se dirigió a los berlineses con un mensaje sobre democracia y libertad frente al Ayuntamiento de Schöneberg, abrió y cerró su discurso con la famosa frase “Ich bin ein Berliner”. ¿Conoces la historia?
Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Alemania y Austria por parte de los ejércitos aliados, se fue redibujando un nuevo panorama geopolítico en el mundo que se denominó Guerra Fría. Al tratarse de un conflicto indirecto nunca declarado entre Estados Unidos y la URSS, Berlín se convirtió en el campo de pruebas del mismo. En la ciudad convivían dos sistemas opuestos hasta que el conflicto se materializó en forma de muro en agosto de 1961.
Como apoyo a los ciudadanos de Berlín Occidental, J. F. Kennedy viajó a la ciudad y habló en la plaza que hoy lleva su nombre, sede del entonces Ayuntamiento de la ciudad. Su discurso se convirtió en uno de los más significativos de la Guerra Fría al identificarse con los berlineses en su famosa frase: “Ich bin ein Berliner”.

Berlín se planteaba como el ejemplo perfecto de la evolución del Comunismo y el Capitalismo, de la búsqueda de libertad y la reconstrucción de la democracia tras 1945. Por ello, impresionado por el cálido recibimiento que tuvo, modificó el discurso añadiendo la frase: “Yo soy berlinés” en alemán. El querer transmitir esta cercanía fascinó a los ciudadanos y llegó a decirse que había cometido un error al formularla; que en lugar de decir “ich bin ein Berliner” (“yo soy un berlinés”), tendría que haber dicho “ich bin berliner” (“yo soy berlinés”). A pesar de que la segunda versión es algo más acertada que la primera, ambas resultaban gramaticalmente correctas, pero lo que resultó más tierno de este “error” es que una “berliner” es en realidad un bizcocho relleno de mermelada y cubierto de azúcar glas (berliner Pfannkuchen).

Más allá del doble significado de las palabras, la visita de Kennedy a Berlín Occidental fue relevante también porque era la primera visita de un presidente de Estados Unidos a la ciudad desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y la Conferencia de Potsdam. Su presencia allí debía suponer un símbolo en la continuidad de su apoyo a la ciudad que quedó bajo la influencia capitalista. A continuación os dejamos el vídeo del discurso con subtítulos en español. No dudes en hacer nuestro tour de la Guerra Fría y el Muro para saber más sobre este tema.

* Imágenes: Wikimedia Commons