El 6 de diciembre y la llegada de San Nicolás

El 6 de diciembre y la llegada de San Nicolás

Para muchos, la Fiesta de San Nicolás, suele significar el arranque oficial de la temporada para comer chocolate en Alemania. El 6 de diciembre, poco después de que haya empezado el Adviento, se celebra el día de San Nicolás. Con un sentido de preparación y espera, y con la apertura de los mercadillos, se empiezan a ver en las tiendas y escaparates grandes cantidades de chocolate. Asimismo, galletas, dulces y otras variantes que hacen de estas fechas las favoritas para los más golosos. Y los alemanes lo son mucho.

La historia de San Nicolás se remonta al año 343 y se basa fundamentalmente en la figura de San Nicolás de Bari, que fue obispo de Mira en la actual Turquía. Este obispo tenía la cualidad de dar regalos en las fechas de invierno. Por ese motivo, de su historia se han derivado personajes como Papá Noel (que lo hace la noche del 25 de diciembre), Santa Claus o San Nicolás (víspera del 6 de diciembre). En la tradición inicial, más arraigada en los Países Bajos, se colocaban zapatos en la iglesia el día 5 de diciembre, donde se iba haciendo una colecta de las dádivas de los ciudadanos más ricos a los más pobres. Esta práctica fue evolucionando y trasladándose al espacio doméstico, orientado sobre todo a los niños y a la entrega de juguetes y especialmente dulces y chocolate.

Aunque es una celebración con mucho arraigo en Holanda, en Alemania se ha convertido en uno de los días más señalados de diciembre, el mes de las celebraciones navideñas por excelencia. A diferencia de la práctica española de celebrar el día de Reyes el 6 de enero, en Alemania se suelen finalizar las celebraciones el día 1 de enero, tras la llegada de Año Nuevo. Por ese motivo, muchos mercados de Navidad dejan de funcionar ese día. Sin embargo, ya desde el día 6 de diciembre, las casas y comercios se han llenado de diferentes dulces de chocolate y mazapán para empezar a prepararse para las fiestas. Aunque en realidad no se trate de un día festivo, la práctica habitual es regalar a los niños, familiares, amigos o incluso compañeros de trabajo galletas, mazapán o algo de chocolate. En muchos casos, suele tratarse de galletas preparadas en casa, las famosas Spekulatio, o las piezas de chocolate con forma de Santa Claus, conocidos como Weihnachtsmann.

Si te encuentras en Berlín estos días, puede ser una buena forma de empezar las celebraciones, tanto en alguna de las tiendas de chocolate de la ciudad (Ritter Sport, Rausch, Läderach o Neuhaus) como en uno de sus muchos mercados de Navidad. Desde Culture & Touring queremos recomendarte una celebración especial que se lleva a cabo en el mercado de Charlottenburg, uno de los más bonitos de la ciudad. Ubicado frente al palacio cuyo nombre se dedicó a la princesa Sophie-Charlotte, se encuentra un mercado que recrea un pequeño pueblo en invierno, con sus casas de madera y diferentes lugares para comer y beber. El día 6, el llamado Nikolaustag o día de San Nicolás, hay una celebración especial en la que San Nicolás llega al mercado acompañado del ángel de la luz y un grupo de músicos para entregar golosinas y dulces a los más pequeños. Un buen plan para disfrutar con niños de la Navidad.

Aun así, sea cual sea tu “excusa” para comer dulces y chocolate, desde el equipo de Culture & Touring te deseamos un feliz día de San Nicolás y un feliz Adviento. Esperamos que pases unos buenos días en Berlín disfrutando de lo mejor de las fiestas. ¡Nos vemos en la próxima entrada!

* Imágenes: Wikimedia Commons