fbpx
 

Cinco planes con niños para un invierno en Berlín

Cinco planes con niños para un invierno en Berlín

Con mucha frecuencia habrás oido que el invierno es Berlín es bastante duro. No solamente por el frío, sino por la oscuridad. Anochece muy temprano durante muchos meses, y aunque ya no lleguemos a los 20º bajo cero, el frío paraliza y reduce las opciones de ocio que ofrece la ciudad. Pero como muchas cosas en Berlín, las alternativas existen, sólo hay que conocerlas. 

Por ese motivo, queremos dedicar esta entrada a los que venís con niños en estas fechas y queréis saliros de los planes típicos que se ofrecen en todas partes en invierno. Es verdad que el acuario o Legoland son buenas alternativas, pero Berlín ofrece otros planes muy originales para los más pequeños. Seis sugerencias que no podéis descartar si queréis tener una experiencia diferente de la ciudad.

1. Visitar el Museo de Ciencias Naturales

Los niños suelen ser muy habitualmente amantes de los animales, y Berlín tiene un fantástico Museo de Ciencias Naturales que no deja a nadie indiferente. El edificio, de 1889, parece un palacio, y los visitantes son recibidos por un dinosaurio. Gracias a la realidad virtual y las exposiciones interactivas, se ha creado una fascinante exposición sobre estos animales. Otra de las colecciones del museo, en una ampliación restaurada en 2010, se ubican 276.000 frascos que contienen peces, arañas, cangrejos, anfibios y mamíferos. En su totalidad, el museo ofrece una apasionante visión del mundo natural: el desarrollo de la vida en la Tierra, la evolución de sus diferentes formas de vida, animales prehistóricos o el famoso oso polar Knut.

2. Museo MACHmit!

El Museo MACHmit! es uno de los museos más originales de la ciudad, donde además de jugar, los niños pueden investigar, descubrir, experimentar por ellos mismos. Se ubica desde el año 2003 en el barrio de Prenzlauer Berg y consta de tres exposiciones permanentes: una jabonería tradicional, una sala de espejos y una imprenta. Además, de manera regular, se van organizando diferentes exposiciones temporales que ofrecen de manera interactiva la posibilidad de aproximarse a la naturaleza, el medio ambiente o los cambios en la ciudad. Pero sin duda, si existe algo que se ha convertido en la atracción favorita del museo, es una estantería de madera con seis pisos por los que trepar.

3. Rocódromo interior para niños

Pero si la cosa va de trepar de manera casi profesional, te recomendamos el Berta Block, un rocódromo interior para niños. Ubicado en el barrio de Pankow, consta de 1500m2 de superficie y ofrece diferentes alternativas en cuanto a nivel de dificultad, así como edad. La idea es que todo el que vaya pueda disfrutar de las instalaciones y superar obstáculos gracias a la ayuda del personal. Lo más especial que tiene es la posibilidad de celebrar cumpleaños para niños así como ofrecer talleres y cursos de escalada para los más jóvenes de la casa.

 

4. Disfrutar de la noria y la pista de patinaje frente al Ayuntamiento Rojo

Como no podría faltar en una entrada como ésta, queremos recomendaros uno de los mercados de Navidad de la ciudad más frecuentados por los niños. Se trata del que se encuentra frente al Ayuntamiento Rojo (Rotes Rathaus), en la plaza de Alexander. Sus dos principales atracciones, además de puestos de comida y bebida, son una noria de 50 metros de alto y, en torno a la fuente de Neptuno, una pista circular de patinaje sobre hielo de 600 metros cuadrados. Lo mejor de este mercado es que permanece abierto hasta el 6 de enero.

5. Fábrica tradicional de caramelos

Aunque los mercados ofrezcan una gran variedad de dulces, existen otros lugares en la ciudad que merecen una visita por su especial encanto: una fábrica tradicional de caramelos. En pleno corazón de Berlín, en el barrio de Mitte, se encuentra una Bonbonmacherei a la que se accede desde un patio interior, Heckmann Höfe, uno de los lugares con más encanto del antiguo barrio judío. Además de probar y comprar lo que allí preparan, lo mejor de todo es que podrás ver el proceso completo desde que calientan el azúcar y lo colorean hasta que se transforma en caramelos con forma de hoja o diferentes frutas.

6. ¡Guerra de bolas de nieve!

Y sin duda, si el tiempo lo permite y comienza a nevar, la mejor opción y más divertida es hacer una guerra de bolas de nieve en el Tiergarten o en cualquier parque de la ciudad. ¡Disfruta!

* Imágenes: Wikimedia Commons



Call Now Button
WhatsApp chat
es_ES
en_GB es_ES