Cinco películas imprescindibles sobre el Tercer Reich

Aunque no todas hablan de la historia de Berlín, son películas clave para entender la historia alemana del Tercer Reich. En esta entrada hemos hecho una selección de cinco películas que consideramos imprescindibles para conocer este periodo. Tanto si has hecho nuestro tour del Campo de Concentración de Sachsenhausen como el del Tercer Reich, te habrán hablado de ellas. ¿Las has visto ya? Comenzamos.

1. EL HUNDIMIENTO (Der Untergang, Oliver Hirschbiegel, 2004)

 

Por qué: Porque por fin Alemania hablaba en primera persona de su pasado nazi y con ello se mostraba una perspectiva distinta del Tercer Reich. Tras el recurrente cine simple y monolítico sobre la Segunda Guerra Mundial hecho por el ganador Occidental, El hundimiento ahondaba en el dolor y la culpa de Alemania y el horror de un país al tener que empezar de nuevo desde las ruinas y la destrucción total.

Lo mejor: la interpretación de Bruno Ganz en el papel de Adolf Hitler.

Lo peor: no se entendió bien la construcción de este personaje

2. TRECE MINUTOS PARA MATAR A HITLER (Elser, Oliver Hirschbiegel, 2015)

 

Por qué: Porque existen más actos de Resistencia aparte del plan Walkyria y era necesario que el cine diera a éste cierta proyección internacional. El responsable de este atentado, el carpintero Georg Elser, estuvo a punto de cambiar la historia mundial el 9 de noviembre de 1939. No lo logró por una diferencia de trece minutos. Interrogado y torturado en Sachsenhausen fue finalmente enviado a Dachau, donde se le ejecutó poco antes de acabar la Segunda Guerra Mundial.

Lo mejor: aporta perspectiva al panorama de películas sobre el Tercer Reich sin caer en sensacionalismos.

Lo peor: le faltó proyección fuera de Europa

3. LOS FALSIFICADORES (Die Fälscher, Stefan Ruzowitzky, 2007)

 

Por qué: Porque su historia resulta una de las más fascinantes del nazismo: la operación Bernhard, que consistió en la falsificación de 137 millones de libras esterlinas en el Campo de Concentración de Sachsenhausen en 1942 con el objetivo de desequilibrar la economía de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. La película ganó el Oscar en 2008 a la mejor película de habla no inglesa

Lo mejor: el personaje protagonista, Salomon Sorowitsch

Lo peor: que no se hagan más películas como ésta

4. LOS JUICIOS DE NÚREMBERG (Trials at Nuremberg, Stanley Kramer, 1961)

 

Por qué: porque siendo una película tan próxima al final de la Segunda Guerra Mundial, plantea una capacidad de análisis que difícilmente hemos encontrado en otras películas sobre este tema.  Las diferentes perspectivas que ofrecen los personajes -testigos, fiscales, jueces, acusados o defensa- ofrecen al espectador una visión caleidoscópica y compleja que invita a la reflexión sin quedarse con ninguna de las perspectivas.

Lo mejor: el monólogo final del abogado defensor -interpretado por Maximilian Schell- (en el vídeo)

Lo peor: nada.

5. EL GRAN DICTADOR (The great dictator, Charles Chaplin, 1940)

 

Por qué: porque es un clásico que tiene la capacidad de mezclar aspectos cómicos e históricos con una actitud tierna, crítica e inteligente ante lo que supuso el auge de los fascismos en la Europa de los años ’30. Y porque es Chaplin.

Lo mejor: la escena en la que Hynkel juega con la bola del mundo en su despacho y el discurso final del filme.

Lo peor: que no se hizo en el momento más apropiado para Europa

Si quieres saber más sobre cine, Berlín y su historia, no dudes en escribirnos a info@berlinfilm.es. Podemos recomendarte muchos más títulos sobre el Tercer Reich o cualquier otro tema. De todo esto y mucho más hablamos en nuestros tours.

¡Te esperamos!

2018-07-18T05:32:01+00:00By |Cultura, Historia, Recomendaciones|

Leave A Comment